Clínica Nutrirsa

Centro de dietética y nutrición

La alimentación del lactante

17/09/2012 - Por - Colegiada CV00240, Nutricionista y Tecnóloga

Desde el nacimiento, el aparato digestivo del lactante y su metabolismo están adaptados para la leche materna. Durante el transcurso del primer año de vida se produce la maduración orgánica (fundamentalmente enzimática) que permitirá metabolizar los diversos alimentos, por ello a partir de los 6 meses ya se puede llevar a cabo la diversificación alimentaria (introducción de nuevos alimentos).

De los 0-3 primeros meses de vida: Alimentación exclusiva de leche materna, y en su defecto de las formulas para lactantes.

Reflejos y habilidades
Tipo de alimento a consumir
- Búsqueda-succión-deglución
- Reflejo de protrusión de 1/3 medio de la lengua
- Líquidos: lactancia exclusiva

A los 4-6 meses: Podemos empezar con la diversificación alimentaria (Se admite que la leche materna es capaz de cubrir, por sí sola, las necesidades energéticas hasta los 6 meses, pero a partir de entonces podrían establecerse carencias en algunos nutrientes)

Reflejos y habilidades
Tipo de alimento a consumir
- Aumento de la fuerza de succión
- Aparición de movimientos laterales de la mandíbula
- Desaparece el reflejo de protrusión de la lengua (ya podemos introducir la cuchara por lo que le podemos dar semisólidos)
- Alcanza la boca con las manos a los 4 meses
- Lactancia
- Alimentos semisólidos (tipo puré y papillas)

A los 7-12 meses:

Reflejos y habilidades
Tipo de alimento a consumir
- Chupa cucharita con los labios
- Lleva objetos/ manos a la boca
- Se interesa por la comida
- Toma alimentos con las manos
- Mordisquea
- Movimientos laterales de la lengua
- Empuja comida hacia los dientes
- Buen control muscular
- Insiste en tomar la cuchara pero no la lleva a la boca
- Lactancia
- Papillas y puré
- Galletitas blandas
- Sólidos bien desmenuzados

Como curiosidad: ¿Por qué la leche de vaca no es un alimento adecuado durante el primer año de vida?

  • Efectos adversos sobre el metabolismo del hierro (escaso aporte, inhibición de la absorción, aumento de las pérdidas gastrointestinales)
  • Elevada carga renal de solutos (inmadurez del riñón hasta los 12 meses)
  • Bajo contenido en ácido linoleico y sus efectos sobre el perfil lipídico a largo plazo
  • Inadecuada relación Ca/P
*¡Se recomienda no introducirla antes de los 12 meses de edad!